Ideas de reformas de baños pequeños

Ideas y consejos para reformar un baño pequeño

Se puede considerar que un baño es pequeño cuando tiene una superficie inferior a los 3.5 metros cuadrados (por lo que no se da por hecho que sea un baño completo, es decir, en el que están presentes todos los elementos constitutivos: inodoro, bidé, lavabo y ducha o bañera)

¿Cómo se puede reformar un baño pequeño aprovechando al máximo el espacio y consiguiendo además crear la ilusión de que parece más grande?

(Si le interesan las ideas de reformas para baños lea el siguiente artículo: cómo reformar un baño antiguo)

Hay, en efecto, estrategias…

Ideas para reformar un baño pequeño:

Cómo reformar un baño pequeño

1.- Las paredes del baño pequeño

El primer secreto para reformar un cuarto de baño pequeño es utilizar los colores con sabiduría: los colores afectan a la forma en que se percibe un espacio, contribuyendo a ampliarlo visualmente o, por el contrario, a reducirlo, por lo que los tonos suaves y/o fríos (como el azul) determinarán el primer efecto, mientras que los colores oscuros y/o cálidos (como el rojo) producirán un efecto de reducción.

Evidentemente, se trata de una regla general, porque depende mucho de cómo se utilicen estos colores, si son «puros» o se combinan con otros, y del tono elegido: se crearán efectos diferentes utilizando un verde ácido en lugar de un verde petróleo o un verde botella.

Sobre los revestimientos en paredes, es absolutamente desaconsejable utilizar azulejos pequeños y cuadrados en la renovación de un baño pequeño, prefiriendo en su lugar azulejos grandes con juntas imperceptibles.

También es aconsejable utilizar el mismo tipo de revestimiento tanto para las paredes como para el suelo, creando así una continuidad y fluidez de color, sin que existan lagunas cromáticas entre la parte superior y la inferior.

Y hablando de ideas para reformar baños pequeños, una vez que hayas localizado los azulejos adecuados (lo mismo para los suelos) no es buena idea instalarlos hasta el techo, como era la moda antiguamente: es mejor detenerse a mitad de la pared o a altura de 1.25 metros, o incluso solo alicatar las zonas inmediatamente adyacentes al agua, es decir, la pared que contiene la ducha o la bañera, la que está detrás del lavabo y la que aloja los sanitarios.

2.- Consejos para los suelos de cuartos de baños pequeños

Ya se han expresado dos opiniones sobre las paredes: es preferible los azulejos grandes en lugar de los pequeños, y optar por los mismos azulejos para paredes como suelos.

Llegados a este punto, nos gustaría añadir otro consejo (válido tanto para las paredes como para los suelos), a saber, el uso del microcemento, un material compuesto por un polímero líquido y una mezcla de cemento que, una vez colocado, crea una superficie continua, por tanto sin juntas, impermeable, y disponible en numerosas variantes de color, cuya mayor ventaja es que también puede colocarse sobre los azulejos existentes (por lo que es excelente para los baños pequeños que deben renovarse de forma «económica», ya que ahorra los costes de demolición y eliminación).

3.- Ideas y consejos para los sanitarios en baños pequeños

Para reformar un cuarto de baño pequeño, también hay que prestar atención a la elección de los sanitarios: optar por los de pequeño tamaño, de los que el mercado está repleto, parece el camino correcto.

Algunas ideas y tamaño de lavabos para baños pequeños son:

  • Instalar un lavabo redondo de 40×40 de cerámica, con un borde fino y resistente, también disponible en otros tamaños y en diferentes colores pastel además del clásico blanco.
  • Opción de un lavabo suspendido con una anchura de 45 cm y una profundidad de sólo 25 cm.
  • Lavabo mural estrecho de 70×30, una excelente solución para gestionar el espacio en el baño sin renunciar al diseño y la comodidad.
  • Lavabo sobre una estructura suspendida, especialmente diseñada para poder colocar toallas u otros objetos sobre ella.

En cuanto a los inodoros y bidés, los modelos que ahorran espacio a la hora de reformar un baño pequeño son los que están a ras de la pared.

En general, siempre es una buena idea elegir accesorios montados en la pared cuando se rehace un cuarto de baño pequeño, porque cuanto más espacio de suelo se pueda mantener despejado, más grande parecerá la habitación, ya que la luz puede filtrarse por debajo de los sanitarios y el lavabo, haciendo que toda la zona esté más aireada, por no mencionar el hecho de que será más fácil de mantener limpia.

Siguiendo con el tema de los sanitarios, y en particular de los inodoros, otro consejo es elegir una cisterna de descarga interna que, aunque carece de mantenimiento (en caso de fugas o roturas, ¡es un dolor!), es ciertamente más agradable desde el punto de vista estético, ya que no interrumpe la limpieza y la continuidad de la pared: sin embargo, esta solución no siempre es aplicable, por lo que será necesario evaluar su implementación junto con los expertos en reformas.

En cuanto a la ducha, por el contrario, la mejor elección podría ser un plato de ducha esquina semicircular (que elimine una esquina) no inferior a 80×80 (para evitar la sensación de «asfixia»), rematado por una mampara transparente (que no crea desorden visual y no achica el espacio).

4.- Los muebles más adecuados para la reforma de un baño pequeño

Es obvio que resulta contraproducente añadir demasiados muebles o demasiado grandes (que tendrán mayor capacidad de almacenaje pero «ahogarán» el espacio), por lo que, después de decir adiós a la bañera, demasiado voluminosa, también sería una buena idea elegir modelos suspendidos para los muebles, como los muebles bajo el lavabo, junto a los que se puede considerar la colocación de una columna vertical, generalmente colocada junto al espejo sobre el lavabo: al estar también suspendida, ayudará a transmitir ligereza.

5.- Las puertas correderas aliadas de la reforma de un baño pequeño

Otros secretos para renovar eficazmente un baño pequeño son aprovechar los nichos, si los hay, para instalar un radiador o disponer estanterías para crear bases de apoyo, y disponer de puertas y ventanas correderas del mismo tipo (o con apertura oscilobatiente) que no sólo permiten ganar espacio para moverse mejor, sino que también pueden utilizarse como elemento de diseño.

6.- La iluminación y los espejos en los baños pequeños

El más indispensable de los accesorios es el espejo, no sólo por las necesidades del aseo, sino también porque es un elemento reflectante que contribuye a aumentar la sensación de amplitud: para un cuarto de baño pequeño la elección más adecuada es una forma ovalada o redondeada, porque la eliminación de las esquinas en los espacios reducidos contribuye.

Nunca hemos visto un cuarto de baño, por pequeño que sea, sin espejo, ni tampoco sin luz… La iluminación juega un papel muy importante, ya que no debe ser demasiado agresiva (recuerda que el baño es también un espacio de relajación) ni demasiado tenue o mal dirigida (porque en esta estancia la mayoría de las mujeres se dedican al maquillaje y a la limpieza facial).

Precisamente por este motivo podrías valorar la compra de un espejo con luz LED integrada, o bien una lámpara que se coloque encima del espejo (o 2 colocadas en los laterales); para el techo, los focos regulables en función de las necesidades son la solución más deseable; mientras que para la zona de la ducha no deberías tener miedo de colocar la luz (o las luces) dentro de la caja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.