Ventajas y beneficios caldera eléctrica

Ventajas de las calderas eléctricas

Si está pensando en instalar caldera eléctrica para el ACS (agua caliente sanitaria) o calentar su casa, lea nuestro artículo.

Aunque la calefacción de gas es ahora el estándar para la gran mayoría de los hogares y empresas italianas, todavía puede haber casos en los que, por diversas razones, no es posible tener un sistema de gas natural.

Las razones pueden ser variadas. Por ejemplo, hay zonas en las que aún no han llegado la conexión de gas natural o, por alguna razón, el propietario puede decidir no solicitar la conexión de sus instalaciones a la red de gas natural.

En todos estos casos, una alternativa puede ser la instalación de una caldera eléctrica capaz de generar agua caliente sanitaria y calefacción.

La diferencia más importante entre las calderas eléctricas y las de gas, además de la seguridad, es el suministro de energía que utilizan para funcionar correctamente, que en el caso de las calderas más tradicionales es el gas, mientras que en las eléctricas es la electricidad. Veamos entonces las ventajas de las calderas eléctricas.

Beneficios de la caldera eléctrica

Ventajas caldera eléctricaLa compra e instalación de una caldera eléctrica conlleva considerables ventajas, pero también diversos costes y cargas que el cliente debe asumir.

Por lo tanto:

Es muy importante conocer las particularidades y detalles de estos aparatos para poder valorar exactamente si son la opción más adecuada para nuestro hogar.

En este artículo veremos cuáles son los principales puntos fuertes de este tipo de calderas y analizaremos el consumo en detalle para ayudarte a decidir entre una caldera eléctrica u otra forma de calefacción para tu hogar.

Las ventajas de una caldera eléctrica

Las ventajas de una caldera eléctrica son numerosas, y hay mucho que decir sobre este modo de calefacción. Veamos algunas buenas razones para elegir esta opción:

  • Facilidad de instalación.

La sencillez de los mecanismos que hacen posible el funcionamiento de una caldera eléctrica hace que sea muy fácil de instalar: más rápida, más barata de instalar y muy práctica de utilizar y colocar.

De hecho, a diferencia de los modelos de gas natural, las calderas eléctricas :

  • No necesitan conectarse al sistema de gas entrante y no hay chimeneas.

Esto también significa que no es necesario hacer agujeros de ventilación en su casa para protegerse de las fugas de gas.

Lo único que necesita para instalar una caldera eléctrica es una conexión de tuberías de agua fría y una fuente de electricidad para activar la acción de la calefacción.

En resumen, es más fácil y rápido instalar una caldera eléctrica, ya que implica el montaje de menos componentes.

  • Ecológicas

Consecuencia directa de la ausencia de gases y de gases de escape producidos es un bajo impacto medioambiental. Las calderas eléctricas son una opción ecológica que los consumidores pueden aplicar para proteger nuestro ecosistema mediante un consumo inteligente.

Las emisiones nocivas de CO2 procedentes de la combustión para generar la llama que calienta el agua son nulas.

Si quieres ser aún más consciente con nuestro planeta, también puedes combinar la caldera con una tarifa eléctrica que te asegure que proviene de fuentes 100% renovables o con un sistema solar fotovoltaico.

De este modo, nos aseguraremos de estar completamente libres de emisiones nocivas para el ecosistema y la producción de nuestra agua caliente tendrá un impacto medioambiental totalmente ausente, además de un considerable ahorro energético.

Por último, la ausencia de humos y gases de escape también es importante para la seguridad de nuestra familia, ya que nos garantiza totalmente contra la infausta posibilidad de intoxicación por monóxido de carbono, que es posible con las calderas de gas normales.

  • Sin costes de mantenimiento

Precisamente porque las calderas de gas natural utilizan y producen sustancias potencialmente nocivas para el ser humano, su seguridad requiere una vigilancia constante y un mantenimiento periódico de la caldera.

  • Alto rendimiento

Como estos aparatos utilizan una resistencia eléctrica para calentar el agua, su eficacia es muy alta. Toda la energía requerida por el mecanismo se utiliza para calentar el agua sin ningún calor residual.

  • Facilidad de uso

También cabe destacar que, gracias a la evolución tecnológica, las nuevas calderas eléctricas han implementado diversos instrumentos para aumentar la facilidad de uso para sus usuarios.

La unidad de control, que gestiona el encendido y apagado de la caldera, permite ahora un uso muy sofisticado y cómodo para el usuario.

Por ejemplo:

Además de configurar el termostato y los horarios de encendido y apagado automático, también es posible establecer una programación semanal de la caldera, para que se encienda y apague según nuestras necesidades, con total autonomía.

De esta manera, es posible obtener la máxima eficiencia de nuestro termo eléctrico, ya que sólo funcionará cuando lo necesitemos, mientras que cuando estemos durmiendo o fuera de casa por trabajo, no desperdiciará energía calentando innecesariamente una casa vacía.

Por último, también es importante tener en cuenta que estos útiles accesorios para calderas eléctricas son también inalámbricos, están separados físicamente de la propia caldera y se pueden controlar a distancia a través de aplicaciones que se pueden descargar en nuestras tablets y smartphones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.